¿QUÉ BUSCAN LAS PERSONAS CUANDO SE AUTO-REVELAN?

En: Comunicación y Análisis Transaccional

30 Abr 2013

Sigo esta semana con quien fue mi profesor en Estados Unidos, Gerald Miller, que escribió un libro deslumbrante (con Mark Steinberg): Between People: A New Analysis of Interpersonal Communication.

¿Cuáles son las funciones del auto-descubrimiento?

Hay quienes no aguantan más lo que llevan dentro y necesitan expresarlo porque no pueden con el peso de la culpa que soportan. Miller y Steinberg ponen el ejemplo de alguien que necesita confesar su mala acción a su víctima. Podemos encontrar ejemplos de esta función en los finales de las películas de Robert Riskin, guionista de las mejores películas de ese genio del cine que fue Frank Capra.

También una persona se abre para clarificar situaciones que encuentra especialmente confusas o que le alteran. Cuando se siente extraño en su ambiente social, puede intentar manifestar esos sentimientos a alguien que puede ayudarle a superar esas dificultades. También el cine ofrece películas con grandes escenas de este tipo. En diálogos dramáticos, algunas películas de Elia Kazan eran muy buenas, aunque las estropeaba con el diálogo en voz alta que, según John Ford, Kazan puso de moda. Y en diálogos con grandes toques de humor, Howard Hawks. Quien desee comprobar cómo los personajes se ayudan unos a otros a clarificar sus situaciones, que vea películas de Howard Hwaks, que trabajaba con excelentes guionistas.

Cuando una persona quiere escalar su relación con otra, se auto-descubre y cuenta cosas íntimas de su vida. Ahora bien, si alguien quiere escalar su relación con muchas personas, entonces no estamos hablando de auto-revelación sino de desnudez psicológica, que es algo muy distinto. Si alguien no sabe guardar un secreto, puede causar muchas desgracias a los demás. Sólo tenemos que ver La verdad sobre el caso Savolta para comprender que el periodista Domingo “Pajarito” de Soto provoca con sus indiscreciones el asesinato de todos los miembros de la célula a la que pertenece. Y al final, su propia muerte.

Según Eric Berne, la intimidad es la forma de estructurar el tiempo más escasa entre las personas. Si asimilamos las enseñanzas de éste y las de Steiner y de los transaccionalistas, podemos concluir que el camino más fácil para que alguien llegue a la intimidad es que no participe en juegos o dé la antítesis a los juegos que inicien los demás. El auto-descubrimiento es un medio para el fin, que es la intimidad.

Según Russell L. Ackoff, para mí el más importante investigador social en la segunda mitad del siglo XX, afirma que el desarrollo de la relación entre una pareja tiende a la centraversión. Es decir, tomando categorías de Jung, cuando se conviven un extravertido y una introvertida, o una introvertida y un extravertido, con el paso del tiempo el extravertido se torna más prudente y el introvertido, más abierto. En eso consiste el éxito de una relación. Si son iguales, el fracaso es más probable.

Auto-descubrimiento genuino y aparente

La auto-revelación puede ser un truco dentro de un juego o timo. Truman Capote decía que él era capaz de extraer cualquier secreto a cualquier persona, con tal de revelarle un secreto antes o después.  Es decir, la auto-revelación puede ser un recurso para explotar la compasión de otras personas y acabar timándoles. Por eso, alguien puede compartir información que él no considera personalmente privada, precisamente porque no lo es. Esa información no le causará graves consecuencias. Por el contrario, quien comparte información auténtica, se expone a consecuencias desagradables, a perder dinero, prestigio, etc. Por eso, sólo comparte información personalmente privada con aquellas personas en las que confía.

Otro rasgo para distinguir la auto-revelación genuina de la que no lo es consiste en que, cuando alguien manipula la auto-revelación, el riesgo lo corre otra persona. Es decir, hay personas que parecen muy sinceras pero sólo como un medio para conseguir secretos que luego divulgarán a los demás.

Al final, la auto-revelación auténtica va dirigida a desarrollar la confianza: se previsible y estar disponible. Y no es lo mismo tener confianza con otra persona que en otra persona. Desde luego, la segunda es más segura. La primera se presta a manipulaciones. La segunda, no. Hay personas que no tienen confianza con sus padres para contarles experiencias y, sin embargo, tienen confianza en sus padres para pedirles ayuda o apoyo en situaciones difíciles. Y hay otras personas que tienen mucha confianza con otras personas pero, en una situación difícil no tienen confianza en ellas para pedirles ayuda.

Palabras-clave: Gerald Miller, Mark Steinberg, auto-revelación, confianza en, confianza con, intimidad, Robert Riskin, Russell L. Ackoff, centraversión, Elia Kazan, Howard Hawks, Frank Capra

Enviar Comentarios

Acerca de este Blog

Felicísimo Valbuena de la Fuente es Licenciado y Doctor en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente es Catedrático en la Facultad de Ciencias de la Información.

Para saber más acerca de Felicísimo, te invitamos a visitar la sección Currículum Vitae