La Comunicación Política y los servicios de espionaje

En: Comunicación Política

23 Sep 2012

Siento no haber leído antes el libro de Markus Wolf (que escribió con Anne McElvoy), Man Without a Face (1997) (El hombre sin rostro, Jaime Vergara,1997), de gran importancia para entender la Comunicación Política. Llevo m´ças de un año digitalizando cintas de video BETA y VHS que mantengo como fondo, mientras realizo mi trabajo habitual. Así es como he ido viendo algunos reportajes sobre Markus Wolf y he ido interesándome por la vida de este hombre, que parecía salirse de la figura habitual que tenemos sobre los grandes maestros de espías del comunismo.

¿Quién fue Markus Wolf?

Los servicios secretos de prácticamente todas las naciones coinciden en un punto: la rivalidad entre los que se dedican a vigilar a los ciudadanos de una nación y los que procuran hacerse con informaciones importantes sobre otros países. La vida de los otros, una película sobre la que he publicado un artículo, mostraba la cara siniestra de quienes espiaban a los ciudadanos de la Alemania del Este y el cambio que se operaba dentro del protagonista cuando comprobaba los abusos que el régimen hacía de sus ciudadanos. Esta película es muy importante para la Comunicación Política, pues muestra cómo operan los estilos cognitivos que Milton Rokeach denominó Dogmatismo y Mente Abierta o Democracia. Pues bien, esa película sólo mostraba la mitad de una realidad. La otra, y no menos importante, es la que muestra este libro: Cómo fue Markus Wolf, el Director de la Inteligencia Exterior, que dependía del Ministerio de Seguridad Estatal, cuyo Presidente fue Erich Mielke, personaje que, durante la Guerra Civil española dirigió las purgas contra las Brigadas Internacionales.Desde luego, y lo deja bien claro Markus Wolf, él no era como Eric Mielke.Entonces, ¿quién fue Markus Wolf y por qué es tan interesante su vida?Siendo niño, su padre, judío, huyó con su familia a Suiza, Francia y, después, la Unión Soviética. De ese hecho, nacerá la gran motivación de Markus Wolf: Stalin salvó a sus padres, a él y a su hermano, de las cámaras de gas. Él se educó durante 10 años en la Unión Soviética y hablaba el ruso tan bien como el alemán. Por eso, pensó que el sentido de su vida estaba en favorecer el socialismo.Cuando le faltaba un año para acabar ingeniería aeronáutica en Moscú, los dirigentes de la nueva República Democrática Alemana le encargaron seguir los procesos de Nürenberg y trabajos de propaganda en radio. Y a los 30 años, Walter Ulbrich, Presidente de la RDA, le puso al frente del servicio que dirigiría durante nada menos que 35 años. Los expertos en espionaje consideran que ha sido el maestro de espías más importante del Este, superior a los soviéticos.

¿Por qué tuvo tanto éxito Markus Wolf?

¿Cuáles fueron las claves del éxito de una carrera tan prolongada?A mi entender, ese ingeniero era un gran reflexivo, que observaba el comportamiento humano y tomaba nota de lo que movía a una persona particular y a todas las personas que se le parecían. Partiendo de aquí, sabía que su objetivo era enterarse de las informaciones decisivas para saber las intenciones y capacidades de los países occidentales. Ahí podría haberse detenido, como muchos burócratas en los servicios secretos. Él fue más allá, desarrollando una gran capacidad creativa para alcanzar ese objetivo. Tanta, que su intuición le convirtió en un genio.Toda nación que quiera funcionar bien necesita un servicio secreto potente. Podemos aprender mucho en Comunicación Política de las habilidades de Markus Wolf. Cuando él intentó convertirse en el malogrado Andropov o en el desafortunado Gorbachov, en versión de Alemania del Este, la realidad había cambiado tanto que a sus 67, cuando quiso reconducir democráticamente el comunismo en Alemania, los jóvenes le rechazaron. Lo consideraban una reliquia de un mal pasado. Murió a los 83 y siempre conservó una lucidez extraordinaria para juzgar los acontecimientos. Sólo he visto a otro personaje de los servicios secretos que se le acercase en esa lucidez: Richard Helms, el Director de la CIA desde 1973 a 1977 (sólo 4 años en el puesto, frente a los 35 de Wolf). .Seguiré ocupándome en este Blog de Markus Wolf y de Richard Helms. Mientras innumerables políticos odian la realidad, estos dos personajes, desde perspectivas contrapuestas, la respetaban. Por eso, también, sus experiencias son tan importantes en Comunicación Política.

Máster Comunicación Política

Enviar Comentarios

Acerca de este Blog

Felicísimo Valbuena de la Fuente es Licenciado y Doctor en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente es Catedrático en la Facultad de Ciencias de la Información.

Para saber más acerca de Felicísimo, te invitamos a visitar la sección Currículum Vitae