La clase o «casta política»: lo que ha revelado el libro de Daniel Montero

En: Comunicación Política

8 Dic 2009

La clase política

En mi última aportación a este Blog, presenté el cuadro con las Capas y Ramas del Poder que, hace ya casi veinte años, distinguió Gustavo Bueno en su obra Primer ensayo sobre las categorías de las “ciencias políticas”.

El filósofo español llamaba capa conjuntiva del poder político a la que incluye múltiples estructuras sociales- instituciones familiares, asociativas, profesionales, generacionales- en tanto resultan concatenadas por el mismo movimiento que las reajusta, adapta, realimenta o destruye (sólo algunas quedarán inafectadas).

Bueno incluye «la clase política » dentro de la capa conjuntiva y dedica las páginas 327-335 a estudiarla.

Estoy convencido de que la comunicación política adquiere una dimensión distinta desde los fundamentos que establece Bueno.

Sin embargo, desde hace años he pensado muchas veces que la clase política ofrece una faceta mucho más completa cuando la vemos desde la capa conjuntiva y la basal. ¿Y qué es la capa basal? «La capa basal, que en sí es económica, se hace política (económico-política) cuando se representa como objetivo de los planes y programas de la sociedad política; y no hay sociedad política, por liberal que ella sea, que pueda dejar de incluir una capa basal. En todo caso, esta capa basal no la asimilamos a unos cimientos previamente dados, respecto de los supuestos muros o superestructuras políticas que en ellos se apoyan, sino más bien a un manantial con masas flotantes, que se organizan en el proceso mismo del desarrollo del todo, a manera como el esqueleto de los vertebrados, incluidas la médula ósea, con relación a la sangre… La capa basal, por ejemplo, no podrá entenderse como el conjunto de los recursos naturales de la sociedad política: estos recursos han de estar «conceptualizados, es decir, descubiertos o inventados; de otra suerte es como si ellos no existieran. Pero el descubrimiento, como la invención, sólo tiene lugar en un espacio cultural». (Pp. 308-309).

La importancia de dos libros, italiano y español, que han salido con el mismo título

 En 2007, los periodistas de investigación Sergio Rizzo y Gian Antonio Stella escribieron La casta, sobre la clase política italiana y fue el mayor éxito del año. Algunos han llegado a decir que será el libro político más vendido de la historia de Italia. Quienes se dedican a cultivar la comunicación política pueden encontrar una mina de situaciones en esta obra.

Los dos periodistas italianos cartografiaban, diseccionaban y conceptualizaban a los políticos italianos, de todos los partidos, como personas que abusan de su poder, de sus privilegios y que prácticamente no tenían que rendir cuentas a nadie. Esquilman a los electores con nuevos impuestos con los que pagan su lujoso tren de vida.

Ahora, le ha tocado el turno a España. También un periodista de investigación, Daniel Montero, ha publicado en el mes de Octubre un libro con el mismo título, pero con dos subtítulos: La casta. El increíble chollo de ser político en España. Derroches, comilonas, regalos y privilegios inconfesables (Madrid, La Esfera de los Libros). Puede ser también el gran éxito de los llamados libros de no-ficción. Én sólo un mes, los lectores están comprando ya la tercera edición. Desde luego, lo recomiendo para quienes deseen aprender comunicación política, porque si aplicamos la Teoría de los accidentes y escándalos, de Molotch y Lester, a este libro, podemos llegar a conocer la estructura profunda de la realidad política española cuando estudiamos el «ruido» que Daniel Montero descubre. Y el «ruido» es mucho más importante cuando muchas veces la clase política quiere transmitir a la opinión pública cierto tipo de «información», que realmente es mercancía averiada. Uno de los grandes méritos del libro de Montero, desde la comunicación política, es que no se ha contentado con ser un periodista-magnetofón. Lo que ha hecho es: a) no fiarse de las informaciones superficiales; b) descubrir el ruido subyacente en esas informaciones y c) transformar ese ruido en información fiable para los lectores.

 Lo que distingue a este libro de otros

Este libro puede llegar a convertirse en un fenómeno social por algo que he advertido y que le distingue de otros: En la Web han comenzado a aparecer presentaciones en Powerpoint de los aspectos principales de este libro, incluso añadiendo imágenes de algunos de los políticos aludidos. ¿Por qué ahora sí y no en otras ocasiones?. Creo que por el kairós, por el tiempo ooportuno en que ha salido. Muchos españoles en paro, que lo están pasando muy mal, ven´las grandes diferencias que hay, incluso ante la ley, entre los políticos y ellos. Y como tienen el tiempo libre al que les obliga el paro, convierten este libro en un alegato contra los políticos. Sobre todo, si es verdad lo que este libro afirma sobre el trato tan desigual que Hacienda da a la clase política.

Ya me ocuparé de diferentes aspectos que este libro aborda. Desde luego, la peor de las conclusiones sería: «Todos los políticos son iguales», porque así no vamos a ninguna parte. Este libro era necesario para poner en su verdadero lugar a muchosa políticos, de todos los partidos, que han creado un lenguaje cursi en el que hablan y pontifican sobre todo, menos sobre sí mismos.

Los otros dos libros que faltan

Ahora, sólo faltan otros dos libros que me parecen fundamentales en comunicación política: sobre los jueces y sobre los sindicatos. Así, el panorama será completo. Porque otra de las conclusiones desviadas que alguien podría extraer de este libro es que «siempre nos quedarán los jueces». Pues, no. Queremos saber muchas más cosas sobre los jueces y sobre los sindicatos. Aquí nadie se debe ir de rositas ni puede sacar pecho frente a los demás. Los electores pagamos los impuestos y tenemos derecho a libros como el Daniel Montero. Sólo así podremos tener la opción de conocer por dentro a estas clases. Sobre todo, a acabar con la impunidad. Por eso, es tan conveniente considerar a la clase política, a la judicial y a la sindical desde la capa conjuntiva y la capa basal.  Julián Marías era muy partidario de conocer la realidad como primer paso para cambiarla. Y antes que él, Américo Castro. ¿Por qué vamos a ser nosotros diferentes de esas figuras tan ilustres?

Máster Comunicación Política

Deja un comentario para La clase o «casta política»: lo que ha revelado el libro de Daniel Montero

Avatar

manuel larranz

diciembre 8th, 2009 at 4:18 pm

excelente escrito, profesor Valbuena….es usted de lo mejorcito que puede leerse en este océano de mentiras, inexactitudes y amarillismo en que se está convirtiendo la Red -y todos los demás medios.

Avatar

F.Valbuena

diciembre 27th, 2009 at 12:59 pm

Manuel:

Muchas gracias por tus elogios, que tomo como una invitación para seguir pedaleando.

Avatar

Joseba Arizmendi

febrero 18th, 2010 at 10:12 pm

Tiene razón profesor; jueces, sindicatos, militares también y, otro, sobre la verdadera transición y de la debil democracia que tenemos. Saludos.

Avatar

F.Valbuena

febrero 20th, 2010 at 11:19 pm

Muy de acuerdo contido. A ver si los periodistas de investigación ponen el cascabel al gato

Enviar Comentarios

Acerca de este Blog

Felicísimo Valbuena de la Fuente es Licenciado y Doctor en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente es Catedrático en la Facultad de Ciencias de la Información.

Para saber más acerca de Felicísimo, te invitamos a visitar la sección Currículum Vitae