Julio Feo sabía muy bien cómo tenía que aparecer el candidato Felipe González en televisión

En: Comunicación Política

19 Ago 2009

Hace unos días expresé mi convicción de que quien había demostrado que sabía más comunicación política en España, teórica y prácticamente, había sido Julio Feo. Lo demostró dirigiendo la campaña electoral del Partido Socialista en las Generales 1982. Ahora, paso a explicar en qué fundamento mi afirmación. Me remito a la entrevista que cité el otro día y que pueden encontrare en el siguiente enlace: Hemeroteca ABC (16 de Enero de 1983, páginas 124-128). (Corresponde a Los domingos de ABC, no a Blanco y Negro, como erróneamente escribí).

"Cómo se fabrica un presidente": Entrevista a Julio Feo. Hemeroteca ABC - 16/01/1983

"Cómo se fabrica un presidente": Entrevista a Julio Feo. Hemeroteca ABC - 16/01/1983

De nuevo, imágenes y conceptos en comunicación política

«Y ahora, la televisión. Horas y horas, días y días se pasaron los expertos reunidos para elegir «spots» televisivos. Cada gesto, cada imagen, cada discurso, cada cosilla, por pequeña e insignificante pareciera tenía aquí el significado y Feo la última palabra: «¡Hombre!. Colaboró mucha gente». Cita los nombres de Luis Cimadevilla y Enciso, Tezanos, Dorado, etc. Pero los símbolos, los significados y los significantes, como dicen los pedantes, partieron de Feo».

El periodista Fernando Barciela viene a decir que es Feo quien tiene los conceptos, las ideas, aunque los demás pueden aportar fundamentalmente todas las imágenes que quieran. Por eso, vuelvo a insistir en lo que escribí el otro día: En general, y en comunicación política, a mí me gusta mucho más la frase «Un concepto vale más que mil imágenes» que «Una imagen vale más que mil palabras». Y es que vivimos en una época en que los conceptos, el pensar, es tan escaso… a veces parece que estamos viviendo un auténtico Viernes Santo de la imaginación creativa. También, en la comunicación política. Pero sigamos.

Lo que hubo detrás de la primera intervención de Felipe González en la campaña electoral de 1982.


«En la primera intervención de Felipe González en televisión, se mezclaron sabiamente imágenes de Felipe mitineando en grandes espacios abiertos, repletos de multitudes, con otras charlando en tono pausado y tranquilo con el periodista. Felipe decía exactamente las mismas cosas. «Decía las mismas cosas -y se sonríe Feo- el tono era el distinto. En el mitin era vibrante y acalorado; en la charla, tranquilo. ¿Por qué así? Porque queríamos dar a entender a la gente que Felipe dice siempre lo mismo esté donde esté, sea cual sea su situación, su tono y su circunstancia; que no cambia cuando cambia de lugar o de público. Eso es lo que queríamos comunicar y lo comunicamos. Ideas de sinceridad, honestidad y verdad».

Lo primero que me pregunto es cuál era la función más importante que cumplían los mítines en los espacios abiertos. ¿El contacto con el público fervoroso o mostrar el estilo de comportamiento dinámico de Felipe para que luego apareciesen unos segundos en televisión?. Pienso que esto último fue lo que tuvo en cuenta Julio Feo cuando diseñó la comunicación política en aquella campaña. El dinamismo es uno de los tres factores de la credibilidad, según las investigaciones del Grupo de Yale, con Carl I, Hovland como director, y que ya tienen más de medio siglo. Ése es el concepto que había detrás de los mítines. Y luego, transmitir este concepto mediante imágenes que podían ir desde la cazadora de Felipe, su lenguaje corporal y las caras y aplausos del público. Eso sí que es saber comunicación política.

Los otros dos factores de la credibilidad, según Hovland y su grupo, eran la competencia y la fiabilidad. Esos estaban detrás de la entrevista de Felipe con el periodista. El tono de voz forzosamente tenía que ser más pausado, como corresponde a quien está razonando. Porque la voz es la que transmite la convicción o, como dice Feo, sinceridad, honestidad y verdad. A esto lo llamo dominar la comunicación política.

Algunos pueden preguntarme cómo estoy seguro de que los conceptos que Julio Feo tenía en su cabeza correspondían a la credibilidad, tal como la entendía el Grupo de Yale. Y mi respuesta es que podía tener otros conceptos- por ejemplo, los cuatro estilos de comportamiento de Carl Gustav Jung, que tanto han desarrollado los Myers-Briggs. U otro armazón conceptual sólido. Lo que resulta indiscutible es que la comunicación política de aquella campaña, tal como la diseñó Feo tenía ideas. Después, éstas se encarnaban en imágenes.

Y eso es todo en cuanto a la primera aparición de Felipe en los espacios gratuitos de televisión en las Elecciones Generales de 1982. Los antifelipistas pueden pensar lo que quieran sobre González, pero lo que queda para la historia es que Feo supo tener las ideas claras y contó con Felipe para transmitirlas. No estamos juzgando aquí el comportamiento de Felipe, sino la maestría que, en comunicación política, demostró Julio Feo.

Seguiremos otro día con la segunda aparición de Felipe en los espacios gratuitos de Televisión Española.

Nota: Agradezco todos los mensajes que recibo, pero actualmente tengo un compromiso profesional ineludible y prometo responder a todos en los próximos días.

Máster Comunicación Política

Enviar Comentarios

Acerca de este Blog

Felicísimo Valbuena de la Fuente es Licenciado y Doctor en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente es Catedrático en la Facultad de Ciencias de la Información.

Para saber más acerca de Felicísimo, te invitamos a visitar la sección Currículum Vitae