Cómo Desmond Morris veía el fútbol

En: Comunicación Política|Comunicación y Análisis Transaccional

12 Feb 2010

Un pequeño error al principio se convierte en un enorme error en la conclusión.

Me dispongo a hablar del libro The soccer tribe, de Desmond Morris, que la Editorial Argos Vergara publicó en gran formato y con gran número de fotografías en 1982 (el original en inglés era de 1981). Y aquí viene el detalle: En lugar de traducirlo como La tribu del fútbol, alguien tuvo la ocurrencia de titularlo El deporte rey. Lo peor es que este título-topicazo no refleja, ni de lejos, el contenido del libro. Efectivamente, Morris dividió su libro en estas partes: Las raíces tribales, los rituales tribales, los héroes tribales, los adornos tribales, loes jefes de la tribu, los seguidores tribales y La lengua tribal.

portada-de-el-deporte-rey

¿Y qué hubiera ganado el libro si el título hubiera respondido al original en inglés?. Mucho, porque ya la portada hubiera servido para empistar al lector hacia el contenido.

 ¿Ha perdido fuerza el libro con el paso del tiempo?

 Cuentan que Alejandro Dumas acabó de escribir Los tres mosqueteros y, en la misma página, escribió el título de su siguiente novela: Veinte años después. He vuelto a leer una vez más el libro de Desmond Morris y me he planteado si el libro ha perdido fuerza después de treinta años. Y mi respuesta es que, si los “comentaristas” del fútbol, que tanto abundan, leyesen este libro a fondo, elevarían muy mucho la calidad de sus escritos. Desde luego, no estoy sugiriendo que lean La Crítica de la Razón Pura, de Kant, o la Fenomenología del Espíritu, de Hegel. Tampoco quiero mostrarme como un experto en periodismo deportivo. Lo más que puedo hacer es afirmar que una disciplina se ordena pre-científica y científicamente. Precientíficamente, mediante unas técnicas o tecnologías y/o mediante un arte muy desarrollado. Científicamente, mediante categorías bien fundadas. Si no cuenta con unas categorías bien fundadas, es casi seguro que nos encontramos ante un camelo, no ante una ciencia.

 Las categorías de Morris

 El etólogo inglés dedica poco espacio a la ordenación precientífica, que él engloba bajo la denominación «Los orígenes tribales». Cuando estructura las categorías, ofrece siete grandes esferas: El partido de fútbol como caza ritual; como batalla estilizada; como reflejo de la posición social; como ceremonia religiosa; como droga social; como un gran negocio y como representación social.

Cada una de estas esferas engloba muchas otras subcategorías, que él va estudiando y comunicando al lector en las 240 páginas siguientes. Repito, con muchas ilustraciones.

 Un libro-modelo

 Tendría que dedicar varias entradas de este Blog a comentar este libro. Sin embargo, la alternativa que propongo es la siguiente: Que los interesados en estudiar cualquier profesión desde la comunicación no verbal, lean este libro, aprendan el sistema de trabajo de Morris y publiquen un libro como éste sobre cada profesión. Me voy a poner publicitario y asegurar el éxito a quienes acometan este trabajo. Y además, disfrutarán mucho con su trabajo. Eso sí, para asegurarse el éxito, no sólo tienen que actuar como científicos sino como comunicadores. El estilo de Morris es suyo. Cada uno tenemos nuestra manera de comunicar. Por eso, el libro de Morris no sólo es un modelo de cómo hacer ciencia, sino de cómo hacer llegar nuestros hallazgos a los demás.

Máster Comunicación Política

Deja un comentario para Cómo Desmond Morris veía el fútbol

Avatar

Agustín

marzo 9th, 2010 at 7:08 pm

No he leído este libro, pero sin duda que no me ha decepcionado ninguno de los que he leído de Morris.

Pero leyendo la entrada, y sobre todo la categorización, inmediatamente se me ha venido a la mente un escrito de Ortega que aparece en algún tomo de “El espectador”, El origen deportivo del estado, creo recordar que era el título.

En cualquier caso, me parece que el fútbol es sobre todo un sustitutivo para muchas cosas en muchas personas.

Avatar

F.Valbuena

octubre 10th, 2010 at 10:37 am

Desde luego que sí. El fútbol se está convirtiendo en algo tan importante que, según Gustavo Bueno, el prestigio de las ciudades en España se mide por la categoría en que juegan sus equipos. Puede resultar ridículo, pero así es. Hay ciudades que se ponen de moda por el equipo. Recordemos las veces que salía Albacete en la prensa cuando lo entrenaba Floro. ¿Y Tenerife, cuando hizo perder dos ligas al Real Madrid? Por no hablar del Numancia… Asturias ha salido poco en los medios durante los últimos años, porque el Oviedo y el Gijón no estaban en Primera. Ahora, los medios de ocupan más de Gijón, porque llevan dos temporadas en Primera.

Enviar Comentarios

Acerca de este Blog

Felicísimo Valbuena de la Fuente es Licenciado y Doctor en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente es Catedrático en la Facultad de Ciencias de la Información.

Para saber más acerca de Felicísimo, te invitamos a visitar la sección Currículum Vitae