• Llámanos: (+34) 915 23 41 75
  • coordinacion@master-comunicacion.es

Reto para las redes sociales: superar la propagación de noticias falsas


Redes Sociales

El protagonismo de las redes sociales en la vida cotidiana crece cada vez más. A pesar de los beneficios que traen consigo, también se han convertido en una plataforma de difusión de información falsa y por lo que la sociedad pide más control y veracidad.

Silvio Waisbord, profesor de la Escuela de Medios de la George Washington University, explica que en las redes sociales circula información que se aleja de la realidad, pero tiene enorme credibilidad y popularidad. Dice que “mucho de lo que parece noticia, ya sea por su lenguaje y redacción, es ficción, propaganda, o publicidad encubierta”.

En el artículo “Medios y redes sociales: la imaginación (y las mentiras) al poder”, publicado en el periódico La Nación de Argentina, el profesor asegura que hay una responsabilidad de los consumidores de estos contenidos al no verificar su origen o calidad, y que si además tienen una predisposición al respecto les calará más este tipo de informaciones ficticias.

“Los lectores digitales son notablemente perezosos a la hora de verificar las noticias. No están particularmente predispuestos a chequear su credibilidad o contrarrestarla con otros datos. Les basta que aparezca en Facebook, sea recomendada y compartida por conocidos, y contenga elementos irresistibles como titulares alarmantes y fotografías sugestivas. Las audiencias parecieran tener más poder que la prensa a la hora de influir la selección de la información”, asegura el autor.

Y añade que “la popularidad de la ‘noticia ficción’ es síntoma de la sociedad de la posverdad, la palabra estrella del 2016 según el diccionario Oxford. En la era de la posverdad, los hechos objetivos son menos influyentes que las emociones y convicciones personales en la opinión pública”.

Seleccionar bien la información y contrarrestar las fuentes

El portal BBC Mundo analizó la situación y cuestionó “la influencia de la red social en la política y su creciente transformación en un medio informativo (no siempre confiable)”. Recomiendan denunciar en la red social si el contenido es falso y alertar a quienes lo estén compartiendo.

Pero, ¿cómo saber si una noticia es falsa? El portal inglés da tres consejos:

  1. Analiza si la fuente es de confianza: pregúntate siempre si la fuente donde ves la noticia es confiable o no.
  2. ¿Es demasiado extraño para ser real?: si se parece más a la ficción que a la realidad, probablemente sea lo primero.
  3. Comprueba si está disponible en algún sitio de verificación de datos. Por ejemplo, Ecuador Chequea, El Sabueso (México) o Chequeado (Argentina).

Por lo pronto, crecen las iniciativas para hacerle frente a esta problemática. Investigadores de la Universidad de Indiana, en Estados Unidos, lanzaron la plataforma ‘Hoaxy’ para seguir la difusión en Internet de noticias falsas.

Es un servicio abierto que permite rastrear de forma automática la propagación de las noticias, y pretende analizar el problema y diseñar estrategias que terminen con la desinformación. El usuario solo tiene que escribir en el buscador de la plataforma el tema que le interese y le responderán inmediatamente con un listado con todas las noticias falsas que se han publicado al respecto.

– Redacción Máster en Comunicación Política y Empresarial