• Llámanos: (+34) 915 23 41 75
  • coordinacion@master-comunicacion.es

¿Quiénes son los Lobbies y qué influencia tienen?


lobby

El Lobby es una medida de presión que busca ejercer una cierta influencia en las decisiones legislativas y/o ejecutivas para obtener un objetivo concreto. Su actividad se conoce como lobbing y tienen tanta fuerza (y tanto poder) que -en muchos casos- es su presencia y sus presiones las que determinan la toma de decisiones gubernamentales que regulen los sectores a los que pertenecen. La Comisión Europea ha criticado en más de una ocasión la falta de regulación en España sobre los lobbies con respecto a los desequilibrios de la economía española.

A nivel europeo se creó un Registro de grupos de interés en el que figuran 11.231 organizaciones; en España no existe ninguna regulación específica para esta actividad y lo más parecido a la iniciativa comunitaria es el listado de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), en el que los organismos inscritos podrían equivaler solo al 1% de de su número real.

Saber el número de lobbies, cuánto dinero manejan o qué resultados obtienen a cambio es una de las grandes incógnitas que se tratan también en el campo de la comunicación y que cada vez despiertan mayor interés entre los profesionales que se dedican a la comunicación estratégica en empresas e instituciones. De ahí, que la formación especializada en consultoría y comunicación, como el Máster en Comunicación Política y Empresarial, preste atención a estos colectivos que “mueven los hilos” del tejido económico y político.

Los lobbies trabajan a diario pero lo hacen en la sombra. El lobby es entendido como intercambio de favores, de negocio con clientes en el que muchas empresas incorporaron a ex ministros, ex presidentes y ex altos cargos del Gobierno con la idea de que sus relaciones y contactos institucionales les diesen resultados.

Precisamente, el último escándalo de Facebook ha sacado a la luz su influencia en el manejo de cuestiones políticas.

Así, Facebook está aumentando su actividad de lobby en Washington justo antes de la  comparecencia de Mark Zuckerberg ante el Congreso estadounidense. La empresa busca cubrir  12 puestos de trabajo en Washington que incluyen la búsqueda de un responsable de políticas públicas con residencia en Washington “para trabajar tanto con legisladores y grupos de terceros como canal de comunicación, ayudando a defender la misión y los objetivos de la empresa”. La red social busca también un responsable de políticas gubernamentales “para trabajar con candidatos, funcionarios electos y otros en el sistema político estadounidense para utilizar la plataforma y herramientas de compromiso cívico para conectarse de forma innovadora y significativa.”

Los actores que llevan a cabo actividades de lobby se dividen básicamente en dos tipos: las patronales y asociaciones empresariales y las empresas, que potencian la elaboración de estudios e informes jurídicos para apoyar sus reclamaciones. Los políticos y legisladores leen y revisan esos estudios para crear después las normas que afectan a los ciudadanos y el funcionamiento de la economía.

El objetivo de estos grupos de presión es hacer llegar la información a las personas que toman decisiones. El éxito reside en la anticipación: adivinar las necesidades del político y marcar su agenda, nunca al contrario. Los que mejor han sabido hacerlo hasta ahora han sido el lobby financiero, el químico, el farmacéutico o el energético. Los ciudadanos suelen asociarlos con prácticas agresivas de presión, pero en el registro de la CNMC también hay ONG, fundaciones, plataformas sociales o instituciones académicas que actúan como lobby.

-Redacción Máster en Comunicación Política y Empresarial