• Llámanos: (+34) 915 23 41 75
  • coordinacion@master-comunicacion.es

La importancia del plan de comunicación estratégico en la gestión política


estrategia

La política de comunicación no puede improvisarse, sino que debe estar basada en un plan integral y estratégico que responda a los interrogantes tradicionales de cualquier plan de comunicación.

Tradicionalmente, la transmisión de información era realizada a través de comunicados de prensa entre políticos y periodistas. Pero en los últimos tiempos el enfoque de los gobiernos hacia la información pública ha cambiado mucho y la comunicación relacionada al sector público se ha profesionalizado y especializado, haciéndose cada vez más estratégica y generando también estudios y formación acordes dirigidos a profesionales, como la oferta de estudios de máster en Comunicación en Madrid. Hoy los gobiernos destinan recurso y presupuestos a la comunicación y se sirven de instituciones especialmente dedicadas a preparar y difundir la información oficial. La labor de canalizar esta comunicación está ahora en manos de especialistas en información institucional que cuentan con experiencia en medios de comunicación y consultoría política y son uno de los recursos más valiosos con que cuentan políticos y formaciones políticas en materia de comunicación gubernamental.

En este sentido, quienes definen la comunicación institucional y política deben encontrarse en condiciones de asumir funciones de comunicación pero también de análisis político.

En líneas generales puede decirse que existen tres grandes tipos de comunicación política de gobierno:

Proactiva: Pretende la discusión pública, es decir, que medios de comunicación y líderes de opinión hablen de las cuestiones y temas que genera el gobierno y/o partido político.

Reactiva: Procura dar respuesta a los hechos que se suceden en la sociedad y responder de manera adecuada a situaciones imprevistas a través de estrategias y mecanismos previamente definidos. Define quién, qué, cómo y cuándo se comunica.

Contable: Intenta que los ciudadanos alcancen cierto conocimiento de los logros y actividades de la gestión, que ya han sido cubiertos como noticia por parte de los medios de comunicación, y los recuerde para poder tenerlos en cuenta al momento de comparar al gobierno con la oposición, por ejemplo, en vistas a las próximas elecciones.

Antes de comenzar a planificar cualquier tipo de comunicación es necesario contar con un diagnóstico inicial que deben tener en cuenta las variables económicas, la percepción que la ciudadanía tiene sobre el gobierno y los principales problemas del país. Luego es necesario reflexionar sobre las fortalezas y debilidades propias del representante público o de la formación política y analizar además cuál es la posición de la oposición.

Toda esta información debe ser analizada por el equipo de comunicación para definir la estrategia de comunicación que debe estar en sintonía con los valores y misión de la institución. El plan integral de comunicación debe dar sentido a todas estas acciones de comunicación y ordenar los objetivos de corto y mediano plazo al objetivo final.

Como en cualquier planificación, se deben incorporar indicadores que permitan analizar los resultados y repercusiones de las acciones llevadas a cabo y evaluar así el éxito, o no, de la estrategia de comunicación.

-Redacción Máster Comunicación Política y Empresarial