EL XVI CONGRESO DE ANÁLISIS TRANSACCIONAL Y IV DE PSICOLOGÍA HUMANISTA

La Asociación Española de Análisis Transaccional (AESPAT) ha organizado el XVI Congreso Español de Análisis Transaccional y el IV Congreso Internacional de Psicología Humanista. Las fechas son el 25, 26 y 27 de Septiembre de 2014.

¿Un Congreso más? Sí, claro, pero no está de más recordar varias cosas:

1)      AESPAT, ACAT (Asociación Catalana de Análisis Trnasccional) y ATA (Asociación de Análisis Transaccional (con base en Zaragoza), llevan organizados nada menos que quince Congresos (uno cada dos años). Esto demuestra la solidez de una tradición.

2)      En esta edición, AESPAT abre mucho más la perspectiva y organiza, a la vez, el Cuarto  Congreso Internacional de Psicología Humanista. Es una vía de acción lógica, pues AESPAT edita la Revista de Análisis Transaccional y Psicología Humanista, de aparición semestral.

3)      Dentro de esta perspectiva más amplia, este Congreso ofrece 17 Áreas Temáticas, lo que significa que investigadores, profesores y profesionales tienen un campo muy amplio en el que presentar sus ideas individuales o en grupo.

4)      Este Congreso va a editar, en formato digital, todas las contribuciones, y formarán un número especial de la vitada Revista. Laas revistas en papel van disminuyendo.La explicación más positiva es que ahora está tomando una fuerza imparable el ámbito digital. Es mucho más fácil acceder a un artículo en Internet y citarlo. De manera que, en muy poco tiempo, el prestigio de una Revista surgirá de las veces en que lectores de todo el mundo descarguen los artículos de sus autores y los citen en otros artículos que ellos publiquen.

Aquí incluyo el enlace con la Página Web del Congreso para los interesados en difundir los resultados de sus esfuerzos en alguna de las Áreas Temáticas.

http://congresoanalisistransaccionalyph.com/

¿QUIÉN FUE ERIC BERNE?

En el Cartel del Congreso podemos identificar las caras de Eric Berne, Carl Rogers, Fritz Perls y Abraham Maslow.

Como no me puedo ocupar en esta entrada de todos ellos, la dedicaré a Eric Berne.

Eric Berne nació en Canadá en 1910 y se trasladó a los Estados Unidos, donde ejerció como psiquiatra, creó un sistema llamado el Análisis Transaccional (AT), escribió varios libros que tuvieron mucho éxito de público, y murió a los sesenta años, el 15 de Julio de 1970. Unos meses antes, el 14 de marzo de 1970, había muerto Fritz Perls, el creador de la Terapia Gestalt, a los 76 años. Fueron dos hombres geniales y los dos aportaron grandes ideas teóricas y muy buenas técnicas prácticas al mundo de la psicología y de la comunicación..

Creo que Eric Berne es uno de los autores más originales que han escrito sobre comunicación, que supo conectar muy bien con un público de millones de lectores y su sistema sigue teniendo una gran actualidad. Anticipó las principales cuestiones que cada día se plantean desde los adolescentes hasta los grandes teóricos, pasando por los profesionales de muy diferentes campos. Es decir, no podemos limitar al Análisis Transaccional a una especialidad. Vamos a ver si me explico.

Berne comenzó escribiendo varios artículos sobre la intuición. Era un asunto que le apasionaba desde que ejerció como psiquiatra del ejército durante la Segunda Guerra Mundial. En uno de los últimos, ya ofreció un plano de lo que sería el gran edificio intelectual que es el Análisis Transaccional. Las ideas de Berne sentaron mal en lo que podríamos llamar la jerarquía psicoanalítica y no le quisieron dar el título. Pues bien, nunca agradeceremos lo suficiente a los desconocidos miembros de aquella jerarquía que obrasen como lo hicieron. Si Berne se hubiera especializado en Psicoanálisis, ahora no tendríamos Análisis Transaccional. Por eso, en esta vida y en muchas ocasiones, un fracaso en el presente puede convertirse en un gran éxito a largo plazo.

En muchas ocasiones, lo mejor es lo que ocurre, no lo que podría haber ocurrido

Lo más curioso de todo es que a Berne le pasó lo mismo que Sigmund Freud había vivido muchos años antes. El estamento universitario no tomó en serio a Freud y éste adoptó como lema de su vida unos versos de La Eneida: *Flectere si nequeo Superos, Acheronta movebo+ (Si no puedo doblegar a los dioses de lo alto, moveré a Aqueronte (los infiernos)+. Creó el Psicoanálisis, como Berne creó el Análisis Transaccional. Conociendo las vidas de Freud y de Berne, tengo muy claro que, en muchas ocasiones,  *lo mejor es lo que ocurre+. No estoy defendiendo el fatalismo sino que uno de los motores de los individuos y de la historia es el impulso de la dificultad. Las energías de las personas comienzan a activarse cuando reciben un *no+ como respuesta.

Freud vivió muchos más años- veintitrés- que Berne. Sin embargo, las ideas de Berne son más ajustadas y apropiadas para el siglo XXI. Enlazó con gran facilidad los diversos niveles de la comunicación: Desde la persona individual pasó a la pareja, al grupo, a la organización y a los guiones de vida de las personas, dentro de los cuales juega un papel muy importante el ambiente en el que viven. Por eso, el Análisis Transaccional puede interpretar mejor que el Psicoanálisis sectores de la realidad muy diversos.

El estilo de Berne

El primer libro de Berne, La Mente en Acción, (traducido al español como Los mecanismos de la mente), es de 1947, y todavía podemos leerlo de un tirón. Posiblemente sea el libro que mejor ilustra los conceptos del Psicoanálisis para cualquier persona no iniciada. Desde este su primer libro, ya mostró una gran pasión por un estilo claro- en esto coincidió con Freud- y una *razón narrativa+, es decir, una manera de explicar las ideas plasmándolas en  historias de personajes ficticios, pero seguramente basados en su experiencia profesional. Ahora que en la literatura empresarial tanto hablan de *story-telling+, el primer libro de Berne sigue siendo un paradigma de cómo contar historias.

Berne admiraba mucho a su padre, médico de cabecera, como llamaban antes a los actuales médicos de familia. Murió joven, a los 38 años, y Berne le dedicó su segundo libro – Análisis Transaccional en Psicoterapia cuya dedicatoria dice mucho sobre su autor: *A la Memoria de mi padre David, Doctor en Medicina y médico para los pobres+. Berne consideraba que sólo las personas con ingresos considerables podían permitirse ir al psicoanalista. Por eso, la pasión que Berne tiene por un estilo claro, y en la que coincide con Freud, tiene una motivación diferente.

Él quería hacer llegar a las personas una serie de ideas con las que pudieran comprenderse a sí mismas y a los demás. Como él decía, se propuso que las personas se curasen, no simplemente que estuvieran *haciendo progresos+, acudiendo al psicoanalista durante años. Con sus gráficos y vectores o flechas hizo la comunicación mucho más real. Un componente esencial del estilo de Berne es su sentido del humor. Como decía el célebre actor de cine Edmund Gween, que protagonizó en España la película Calabuch, de Bernlanga, *morirse es fácil; lo difícil es escribir comedia+. O dicho de otra manera: Escribir libros aburridos y pretendidamente científicos es fácil; lo difícil es escribir con rigor y, además, con sentido del humor.

Berne y la comunicación interpersonal

En la comunicación de unas personas con otras, Berne considera que lo mejor es comenzar  distinguiendo entre *comunicaciones manifiestas+ y *comunicaciones latentes+. Un individuo, sea empresario, médico, periodista, ingeniero, arquitecto, economista, profesor, periodista, juez, político…, es decir, cualquier emisor, puede esforzarse  para formar un mensaje preciso; muy bien, pero su mensaje no se limitar a lo que él pretende. Resultan mucho más interesantes los mensajes que emite sin pretenderlo. Mucho más interesantes para el receptor, claro está, que puede descubrir aspectos insospechados y graciosos. O aspectos siniestros, que antes le habían pasado inadvertidos. Berne escribió artículos sobre la intuición porque pensaba que ésta es la respuesta latente a una comunicación. Por eso, sin intuición no puede existir una comunicación completa. Berne descubría aspectos insospechados en los mitos, cuentos de hadas y relatos históricos. Llamó *pequeño profesor+ y *marciano+ a quien sabía descubrir las comunicaciones latentes. Él era también una persona muy ocurrente. Sólo hace falta leer sus libros.

*Un hombre que estaba cortejando a una viuda intentó ganarse su favor prodigando atenciones a sus hijos y a su perro. Él decía frecuentemente, con aparente sinceridad: *Me encantan los niños y los perros+. La respuesta manifiesta de la viuda era pensar, hablar y actuar con propósito consciente, como si tomara su comunicación manifiesta por su significado aparente. Pero junto con esto último ella recibía una impresión que no era todavía un respuesta manifiesta. Se daba cuenta de que su voz tenía un tono peculiar cuando él declaraba que le gustaban los niños y los perros. Este tono era *ruido+ en varios de los sentidos de la palabra. No era intencionado, no comunicaba ninguna información acerca del amor del hombre (en ese momento), era una vibración de la *máquina+ que hacía sus palabras menos claras y era perturbador. En una ocasión ella le observó (sin que  él se diera cuenta) cuando él regañaba a un niño, y en otra ocasión, le vio dar una patada a un perro. En cada una de estas ocasiones tuvo lugar un hecho interesante: un montón de *ruidos+ de cuyo valor e importancia la viuda no era consciente previamente y en los cuales ella nunca había tenido la intención de fijarse, estaban de repente integrados de tal forma que su atención se dirigió a ellos y éstos se hicieron informativos: *Él estaba mintiendo todo el tiempo cuando decía que amaba a los niños y a los perros+. La comunicación manifiesta del pretendiente había llevado consigo ciertas comunicaciones latentes. Éstas activaron en la viuda un  fondo de respuestas latentes inadvertidas que la llevaron a un sentimiento de incomodidad. Cuando la insinceridad de él quedó manifiesta, ella se dio cuenta de las respuestas latentes acumuladas+.

En Juegos en que participamos, que durante dos años ocupó uno de los primeros lugares entre los diez libros que más leyeron, primero los norteamericanos y después, millones de personas en otros países, desveló las muchas trampas que las personas se ponen a sí mismas y a otras para no mantener una comunicación honesta. También hay juegos buenos, pero predominan los perjudiciales. Su obra La estructura y dinámica de las organizaciones y los grupos ofrece las claves para saber cómo interpretar lo que ocurre en las empresas e instituciones. )Cuántos autores han escrito libros sobre las organizaciones? Innumerables. Sin embargo, las ideas de Berne pueden ponerse a pelear, como dicen en algunas regiones de España, con las de cualquier autor, y el resultado de esta *pelea+ es claramente favorable a Berne.

En su penúltimo libro –El sexo en el amor humano, horrorosamente traducido como Hacer el amor– ofrece una variedad de relaciones interpersonales, amorosas y profesionales que constituye una auténtica obra de arte. En )Qué dice usted después de decir AHola@?, su último libro, fue capaz de presentar de manera atractiva muchos asuntos que permiten interpretar las vidas de muchas personas, asuntos con los que escribir novelas y rodar películas. Cuando asistimos a un Viernes Santo de la imaginación en la novela y en el cine de muchos países; cuando vuelven a rodarse argumentos que tuvieron éxito hace años y años, Berne ofrece un camino para estimular la mente y salir del empantanamiento.

Los triunfos de Berne que algunos quieren convertir en inconvenientes.

Eric Berne estaba corrigiendo las pruebas de su último libro, que ya he citado, cuando sufrió un ataque al corazón. De poco sirve pensar hasta dónde hubiera llegado Berne si hubiera vivido veintitrés años más, como Freud. Gregorio Marañón, a propósito de los lamentos sobre la muerte de Garcilaso a los treinta y tres años, explicaba que hay personajes que han realizado lo esencial de su vida a esa edad. Lo mismo podemos decir de Berne, que murió a los sesenta.

Uno de los mayores problemas que ha encontrado el sistema de Berne, antes y después de su muerte, fue el gran éxito social y económico que obtuvieron quienes cultivaron el Análisis Transaccional (AT). Hay seguidores de otras escuelas a quienes les hubiera encantado tener esos problemas. Berne fue el primero que dedicó todo un capítulo de su último libro a las objeciones que podían ponerse a su teoría sobre el Guión de Vida.

Resulta sorprendente que algunos hayan llegado a pensar que el sistema de Berne es simplista. Quizá se refieren a que tenía una gran pasión por el estilo y la expresión correcta, aspecto que no caracteriza a todos los representantes del campo académico. )Cómo va a ser simplista quien se fijaba en los aspectos latentes de la comunicación y quien los presentaba con humor?. El humor sólo aparece en los estadios más elevados de la inteligencia humana. Por eso, los libros de Berne no pueden pasar de moda. Es como intentar sumergir un corcho en el fondo del agua, que es a lo que se dedican quienes consideran verdes las uvas de los genios que ellos no pueden alcanzar.

Sobre el término *Transacción+.

No quiero acabar esta entrada sin responder a otra pregunta que suelen hacernos a quienes estudiamos y enseñamos el AT. )Qué significa el término «Transacción»? En su última aparición pública, durante un Congreso en Viena, Eric Berne dijo que tenía mucho interés en esa palabra: Sé que cuando las personas hablan, intercambian algo entre sí, y que por eso hablan unos con los otros. La cuestión fundamental es: )por qué unas personas hablan unas con otras?. En la mayoría de los casos, cuando mencionamos la interacción ello implica que no hay acción ninguna. Las personas que realmente hacen cosas no usan palabras como interacción@.  *Transacción+A significa: AAl menos ya he dado un paso adelante@.

Máster Comunicación EmpresarialMáster Comunicación InstitucionalMáster Comunicación Política

Enviar Comentarios

Acerca de este Blog

Felicísimo Valbuena de la Fuente es Licenciado y Doctor en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente es Catedrático en la Facultad de Ciencias de la Información.

Para saber más acerca de Felicísimo, te invitamos a visitar la sección Currículum Vitae