Las tertulias: caos, monólogo y tráfico fluido

En: Comunicación Periodística

2 Sep 2016

NO HAY NADA MÁS ÚTIL QUE UNA BUENA TEORÍA

Me han preguntado varias veces por qué no me ocupo de las tertulias, siendo mi Blog de Comunicación. No pocos profesionales a los que tuve de estudiantes en diversas asignaturas; también, profesionales a quienes impartí Cursos en diversas empresas nacionales e internacionales me animan a que escriba.

tertulia1

Todo llega en este mundo. Y aquí estoy para abordar el asunto de las tertulias, que da para varias columnas.

Creo que el primero que se ocupó de los tertulianos en España fue Jesús Santos, en su libro ‘Periodistas: Polanquistas, Sindicato del Crimen, Tertulianos y demás tribus’ (Temas de Hoy, 1995). Hablando de mapas, este libro resultó muy útil para moverse en los personajes del mundo de la comunicación en la España de entonces.

Como siempre he sostenido, no hay nada más útil que una buena teoría. Y que lo mejor es disponer de un mapa para recorrer un territorio. Entonces, la pregunta es: ¿Disponemos de esa teoría y de ese mapa? A lo que respondo que claro que hay teorías sobre las reuniones, pues la tertulia es una especie dentro del género reunión. Y por supuesto, también hay mapas.Ahora bien, he escogido la teoría que me parece más apropiada para enfocar una tertulia: La de las Áreas y Conductas del británico Neil Rackham; también, resulta muy útil el libro “Cómo conseguir que los encuentros funcionen” (‘How to make Meetings work’), de M. Doyle y D. Strauss.

En esta columna, me voy a centrar en el Área de la Creación, de Rackham (distingue cuatro, que iré explicando en otras columnas) y en quienes obstaculizan este Área, que tomo de Doyle y Strauss.

Desde luego, las tertulias son un escaparate excelente para conocer algunos aspectos interesantes sobre cómo somos los hombres y mujeres. Lo que ocurre es que no voy a ofrecer interpretaciones psicológicas, que vienen muy bien en otros contextos. Eric Berne ofrece en sus libros aspectos muy interesantes y muy humorísticos sobre las reuniones, que son aplicables a las tertulias. Lo que abundan ahora son las interpretaciones psicologistas, que suelen ser ramplonas y de vuelos muy bajos.

¿Por qué he escogido la teoría de Neil Rackam para interpretar las tertulias? Porque hasta llegar a elaborarla grabó cientos de reuniones, en audio y video, y se dedicó a aislar los factores claves del éxito o del fracaso de los grupos. Y lo logró, como cuando los investigadores identifican una molécula que puede explicar una enfermedad y su cura.

¿QUÉ ES LO QUE, DE ENTRADA, NOS LLAMA MÁS LA ATENCIÓN EN UNA TERTULIA?

Ante todo, si parece un gallinero, por el caos que hay en las intervenciones; o un monólogo conventual, a cargo del moderador; o un buen tráfico de las intervenciones. Esto quiere decir que el moderador es el que imprime un sello inconfundible a una tertulia.

Hay moderadores que son buenos guardias de tráfico y directores de orquesta. Entonces, la tertulia va muy bien y no dan ganas de cambiar a otra cadena. Hay otros/as que parecen desconocer cuál es su papel y entonces el caos en las intervenciones está asegurado. O puede que éstos/as sepan muy bien cuál es su papel, pero prefieren el espectáculo a la efectividad. También nos encontramos con moderadores que son guardias de tráfico, pero que producen atascos porque se convierten en protagonistas y dejan pocos minutos para que los contertulios den sus puntos de vista.

Entonces, la pregunta es por qué tenemos asegurado el caos en algunas tertulias. Pues porque el moderador no centra la tertulia en varios asuntos sino que permite que los contertulios cambien y opinen sobre asuntos secundarios. También, porque no sabe mantener una abierta y encauzada corriente de conversación. O se lava las manos ante los ataques personales de los contertulios.

HAY QUIENES SE QUEDAN EN LAS OCURRENCIAS; Y HAY QUIENES SABEN ARGUMENTAR

En el Área de la Creación, los contertulios proponen o desarrollan. Las propuestas son ideas novedosas, originales, que nadie ha presentado antes en la tertulia. Las personas creativas pueden ser muy divertidas y esto explica que haya moderadores que dejen hablar a los contertulios lo que quieran. Los desarrollos consisten en tomar una idea de otro y argumentarla, apoyarla con datos, etc. Aquí está uno de los factores de éxito de las reuniones y de las tertulias. Cuando hay contertulios que desarrollan las ideas de otros, pueden aclarar e iluminar las mentes de los oyentes o televidentes.

Hay contertulios que destacan sobre los demás, porque no pueden disimular su conocimiento y experiencia. El riesgo de quienes dominan los asuntos es convertirse en Conductores del asiento de atrás, es decir, frecuentemente dicen a los demás lo que se debería hacer o no hacer. Eso puede convertir a una persona competente en alguien arrogante y antipático. No sólo para los otros contertulios sino para el público.

Un tipo que tampoco suele faltar en todas las tertulias, en el Área de la Creación, es El Interruptor , que lanza su opinión según se le ocurre. Es como esos ciclistas, motoristas o conductores que no respetan a los demás y pitan, intentan adelantar indebidamente o se burlan de los otros conductores. El remedio es que el moderador sepa cortarle cuantas veces sean necesarias para mantener la fluidez de la comunicación y para proteger a los demás de los ataques personales.

QUIEN SE OLVIDA DE LA COMUNICACIÓN NO VERBAL ACABA PERDIENDO

Los estudiosos que he citado no se ocupan de un aspecto muy importante, como es la comunicación no verbal. Tiene mucha importancia porque el interruptor suele mostrar emociones de ira y desprecio a los demás. Lo observo cuando están hablando y, también y muy importante, cuando comentan con gestos las ideas de los demás. También, muestran el odio. Por eso, el equipo del moderador/a debe fijarse en estos aspectos, para saber detectar a contertulios que destacan por su estilo autoritario y dogmático, que se expresa con palabras, pero también con gestos y con la voz. Por eso, en la próxima columna que escriba sobre las tertulias me ocuparé del Área de la Reacción. Así la llama Rackham, aunque en español tiene un significado que está ocupado por la política. En la Reacción es donde aparecen las Defensas/Ataques, y los Apoyos.

Finalmente, no me olvido del moderador/a que desempeña todos los papeles. Modera, por decir algo, pero fundamentalmente se apropia de la mayor parte del tiempo. Lo demás contertulios parece que están escuchando un sermón y, algunas veces, logran meter una cuña breve con su opinión sobre algún asunto. A esos moderadores/as les vendría muy bien disponer de una buena teoría y de un mapa. Así se moverían mucho mejor en el territorio que ocupan.

Felicísimo Valbuena

Enviar Comentarios

Acerca de este Blog

Felicísimo Valbuena de la Fuente es Licenciado y Doctor en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente es Catedrático en la Facultad de Ciencias de la Información.

Para saber más acerca de Felicísimo, te invitamos a visitar la sección Currículum Vitae